«Me gusta, lo quiero, lo compro». La ciencia detrás del precio feliz de una hamburguesa.